El durián

El durián (Durio zibethinus) es una curiosa fruta, muy apreciada en el sureste asiático, que tiene la curiosidad de saber muy bien, pero de oler muy mal. Pero que muy mal. Está prohibido comerlo en todo el transporte público y en zonas cerradas.

Cuando estuvimos en Ho Chi Min City (el antiguo Saigón) en Vietnam, preguntamos a la guía si sería posible probar uno. Tuvimos suerte y pillamos los últimos de la temporada.

El vendedor nos la peló, y nos la puso en un tupper para llevar. Aquí no se olía nada malo, de momento.

El sabor era muy rico; dulce y licoroso. Parecido al mango pero más cremoso y sin acidez. Empezó a oler un poquillo, y nos metimos a ver el mercado chino, dejando el tupper medio abierto en el coche a pleno sol.

Al volver el olor era casi insoportable y la verdad es que se nos quitaron las ganas de comer más.

Los durianes pesan así como medio kilo y van recubiertos de pinchos duros y afilados. Caen por la noche, y los árboles pueden medir hasta 30 metros, por que los huertos de durián son algo peligrosos… Aquí un ejemplar:

Otra fruta curiosa, pero por el tamaño: el jackfruit  o árbol del pan (Artocarpus heterophyllus). Tócalo, tócalo:

Pero la mejor de todas era la fruta del dragón o pitahaya (Hylocereus undatus). Proviene de Méjico y es el fruto de un cactus. Tenía muchas pipas pequeñas por dentroy de sabor era como un cruce entre un plátano y un kiwi, si eso tiene sentido. Es la fruta rosa con hojas verdes abajo izquierda:

Hylocereus undatus

Añadir comentario